PUKARA DE MONTERANI

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Curahuara de Carangas es uno de los dos únicos municipios de Bolivia que ha sido declarado oficialmente "Capital Nacional de los Camélidos Sudamericanos" mediante una Ley de la República, lo que confirma el carácter identitario del territorio respecto a este recurso natural.

Es que la provincia Sajama (de la que es parte el Municipio de Curahuara de Carangas) es la región donde existe mayor cantidad de camélidos domésticos del Departamento de Oruro, que a su vez es el departamento que posee la mayor población de este ganado en el país.

Por consiguiente, este tipo de ganado es el recurso natural más abundante y la base de la economía de la población del territorio, que cuenta con cerca de 100 mil cabezas, de las cuales aproximadamente 60% corresponden a las llamas, y el resto a las alpacas.

Por el contrario, la actividad agrícola es muy limitada y se practica sólo en algunas zonas del territorio. Consecuentemente, la población de Curahuara de Carangas vive, principalmente, del aprovechamiento de los camélidos domésticos por lo que su modo de vida, que no es común al resto de la región andina del continente sudamericano, corresponde a una sociedad andina no agrícola.

Las pinturas rupestres que existen en el territorio son un testimonio de la dependencia de sus habitantes respecto a este recurso.

 Prácticamente, todas las familias de Curahuara se dedican a la crianza de camélidos domésticos (llamas y alpacas; obviamente, con diferencias en la cantidad de animales que poseen en función del tamaño de sus tierras, del acceso a diferentes calidades de praderas y de sus habilidades comerciales. El faenado periódico del ganado constituye una de las fuentes principales de provisión de alimentos para la familia. Un porcentaje importante de la carne es deshidratada y consumida como "charque" (cecina).

La carne de llama y alpaca tiene un valor nutritivo superior a las carnes rojas, y un bajo contenido de grasa y colesterol (el contenido de proteínas de la carne de alpaca es de 21.27% y de llama de 24.82%). La fibra se utiliza de diversas maneras, especialmente para la elaboración de ropa, frazadas, etc.

El cuero se emplea para la elaboración de utensilios de trabajo, cojines, cobertores y otros artículos similares. El estiércol es utilizado comúnmente como fertilizante y combustible. Las lamas son empleadas, además, como animales de carga para transportar productos.

El aprovechamiento de los camélidos domésticos incluye también la comercialización del ganado, y su proceso de transformación (carme, lana, cuero, charque, etc.), mediante las asociaciones como el Centro de Artesanas CIMAT, la Asociación de Productores en Camélidos Apci Jach'a Sajama, Charqueros Agro LIamita y otros Centros, lo que proporciona a las familias ingresos monetarios para satisfacer las necesidades que no pueden ser cubiertas con las actividades de aprovechamiento tradicional. Hasta hace unas décadas, una parte de estas necesidades era cubierta a través del trueque con alimentos provenientes de otras regiones y pisos ecológicos distintos (valles interandinos, subtrópico e incluso trópico).

Las actividades de crianza de los camélidos domésticos no responden, simplemente, a estrategias orientadas a la dotación de medios de vida. Tratándose de una forma de vida construida a través de la interacción del hombre con su entorno natural (determinado por los camélidos domésticos) sus adversidades y sus potencialidades, se ha construido, además, una dimensión superestructural propia, diferente de la que emerge de la formación social andina basada en la producción agrícola.

En este sentido, conocer las actividades de aprovechamiento de los camélidos domésticos en el territorio de Curahuara de Carangas no sólo supone apreciar un modo de vida muy particular de la región andina de Bolivia, sino conocer y entender las prácticas culturales que lo acompañan (ritos, ceremonias, creencias, etc.), presentes y vivas en el territorio.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Monterani es el nombre de una zona donde se erigió un poblado muy importante de la cultura Caranga, e incluso durante el imperio incaico. Se encuentra sobre la carretera Patacamaya-Tambo Quemado, aproximadamente a 10 kilómetros al Oeste del punto de desvío a Curahuara de Carangas.

En el lugar existe un cerro de más de 4.000 metros de altura, con forma de torre de ajedrez. De acuerdo a la tradición oral, durante el período preincaico, en el cerro se realizaban rituales dedicados a las deidades; otra versión sostiene que fue un sitio de vigilancia militar de los Caranga. Con el advenimiento del dominio incaico, el lugar fue convertido en una fortaleza.

El recinto tiene un perímetro aproximado de 600 metros, con una vista privilegiada del entorno. Destaca la existencia de restos de terrazas agrícolas incaicas, muros de piedra, chullpares, restos de cerámica y viviendas, lo que hace suponer que muy cerca existía un centro poblado importante del Señorío de los Carangas.

Actualmente, las comunidades de la zona realizan ceremonias y rituales en el lugar, que, además, es utilizado para las prácticas de escalamiento.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

En el territorio de Curahuara de Carangas, se encuentra un atractivo de singular belleza: el nevado Sajama. Con una altura de 6.542 metros sobre el nivel del mar, es la montaña más elevada de Bolivia y una de las mayores de América (sólo 417 metros menor que el Aconcagua). Es un volcán apagado, que no ha entrado en erupción los últimos 10.000 años, que conforma la cordillera occidental de Los Andes bolivianos.

El Sajama se encuentra, permanentemente, cubierto de nieve aunque los habitantes del territorio afirman que el manto se ha reducido progresivamente los últimos años, probablemente, por efecto del calentamiento global. Por su magnitud y ubicación el Sajama define, en gran medida, el modo de vida de la población del territorio por su influencia las condiciones físicas y ambientales (temperaturas medias anuales de 10 C, con extremos de hasta -30 C en invierno) que limitan el desarrollo de una cultura agrícola.

Sin embargo, al favorecer la formación de humedales y un tipo de flora andina particular, genera las mejores condiciones del altiplano boliviano para el desarrollo de los camélidos sud americanos (llamas, alpacas y vicuñas) y de una fauna andina silvestre única en el país, por lo que la población del territorio basa su sobrevivencia en la crianza de los camélidos.

El Sajama era considerado sagrado en la cultura preincaica de los Carangas, por lo que ocupa un sitial de primer orden en su mitología. Y, actualmente, es considerado el símbolo de identidad territorial por excelencia por los descendientes de esa cultura en el territorio.

El Sajama es, probablemente, la montaña de más fácil acceso en el país, tanto en términos de distancia y tiempo como de la calidad de las conexiones. Por otra parte, se puede llegar, prácticamente, al pie de la misma sin tener que caminar por horas remontando profundos valles y depresiones como, por ejemplo, para llegar a los nevados de la cordillera Real u Oriental.

EL PARQUE SAJAMA TIENE UNA EXTENSIÓN DE 1.000 KM2

El Parque, y su entorno, cuenta con un importante acervo de valores naturales y culturales, que lo convierten en único en el país y altamente atractivo para los visitantes, como el bosque de keñuas más alto del mundo y la laguna Wañaquta, que cobijan especies de aves de singular belleza; las aguas termales y los geiser; las iglesias coloniales de Sajama y Tomarapi; y, por supuesto el nevado Sajama como epicentro del Parque y los Payachatas como sus guardianes, Además del bosque de keñuas.

El Parque cuenta con grandes extensiones de tholares, bofedales y pastizales, que albergan animales catalogados como amenazados o en peligro de extinción; como el suri el quirquincho y la vicuña.

En los ríos y lagunas habitan una diversidad de aves (flamencos o parihuanas, gaviotas, patos, gallinitas de agua, avocetas andinas, etc.). Este conjunto de flora y fauna constituye una maravillosa muestra de la naturaleza andina, de excepcional belleza.

La población indígena que ancestral- mente habita en esta región convive en armonía con la naturaleza y es una celosa vigilante de la conservación de la diversidad biológica del Parque.

En el territorio de Curahuara de Carangas se encuentra el área protegida más antigua de Bolivia: el Parque Nacional Sajama, creado en 1939. El parque comenzó a funcionar institucionalmente, y tomó a su cargo la gestión del área, a mediados de los años '90.

La versión histórica más difundida sostiene que su creación obedeció al propósito de evitar la desaparición del bosque de keñua que se encuentra ubicado en las faldas del nevado Sajama. Tiene una extensión aproximada de 1.005 Km2, y abarca una parte importante del territorio de Curahuara de Carangas, y una pequeña porción del municipio de Turco. La zona de amortiguación de este Parque incluye el Municipio de Sabaya (Departamento de Oruro), y el de Calacoto en el Departamento de La Paz. Sin embargo, no se tiene total precisión sobre su extensión.

LEYENDA DEL TATA SABAYA Y DOCTOR SAJAMA

La leyenda cuenta que en los tiempos cuando los cerros eran personas, existía una cholita llamada HUANAPA en las cercanías de Turco concretamente en Kulluma (Turco Huachacalla Corque). El Doctor Sajama enamorado de Huanapa le obsequia una mantilla de vicuña; compromiso de matrimonio. Tata Sabaya conquista con sus encantos a Huanapa, la cholita acepta irse con Sabaya dejando la mantilla en Kulluma, como es costumbre sabayeña la mujer duerme al rincón del marido: Huanapa está en la rinconada (Cariquima) protegida por Sabaya, en Kulluma quedó una colina en forma circular que se asemeja a una mantilla abandonada. Sajama, encolerizado al enterarse de la osadía de Sabaya, lanza un ataque con piedra de su honda directo a la cabeza para terminar con la vida de su enemigo, el proyectil hiere en la boca y dientes de Sabaya, haciendo que éste escupa sangre junto con los dientes malogrados: en el lado sureste de las faldas del Tata Sabaya existen grupos pequeños de colinas como esputos de saliva y sangre petrificada. Sabaya queda chimuelo (le falta dientes), repuesto del ataque organiza con sus amigos los topos excavadores, enviar un ejército numeroso para el cerco y la caída de Sajama, los topos realizan su ataque de excavación. Sajama viéndose en apuros manda una carta de auxilio con un ñandú a su hermana Illimani, la hermana le devuelve con el ñandú un maletín de piedra cerrado, con la instrucción y recomendación de entregar y abrir el maletín sobre la cabeza de Sajama, no antes; pero la curiosidad del ñandú es grande y obliga a quebrantar la recomendación, cuando hacía una pausa en su carrera en las cercanías de Choquecota y Turco, abre cuidadosamente el maletín dejando escapar una niebla fría que le asusta y lo cierra de inmediato. Cuando Sajama recibe y abre el maletín, según instrucción de Illimani; del maletín sale una niebla espesa que forma rápidamente un cielo cubierto de nube, enseguida una tormenta de lluvia granizo y nevada que anega el sector, la inundación y el frío de la nevada causa el exterminio del ejercito de topos excavadores: el Sajama queda en pie un tanto encorvado con un nevado blanco permanente. El Mallku Tunapa, viendo esta contienda entre Sabaya y Sajama por la cholita Huanapa, hace de mediador anteponiéndose entre ambos y apacigua para siempre los ánimos de los contendores: Sabaya queda con la dentadura chimuela, Sajama encorvado con nieve permanente, Huanapa en el rincón del cordón de la cordillera de los Andes cerca de Cariquima y Tata Sabaya, Mallku Tunapa queda desprendido del cordón del Colquechampe dejando una hondonada en su posición antigua; el lugar es denominado Jachapujro (hondonada abierta entre el Mallku Tunapa y el cerro Colquechampe).

En la línea entre el cerro Sajama y el Tata Sabaya queda interpuesto el cerro Mallku Tunapa, la distancia aproximada del Sajama al Mallku Tunapa es de 92 Km, del Mallku Tunapa al Tata Sabaya existen aproximadamente 30 Km. El cerro Tata Sabaya es un volcán apagado, la cima tiene un picacho acabado en punta con un abra producto de la última erupción, que le hace ver como si le faltara dientes (khasa). Por el lado noreste de las faldas a media cuesta del cerro Tata Sabaya existe una mesa de ofrendas, de igual forma otra mesa de ofrendas al lado de la carretera internacional Oruro Iquique que pasa por las faldas del lado este.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

LA IGLESIA DE SAJAMA

Los Agustinos evangelizaron gran parte del territorio durante la segunda mitad del siglo XVM, edificando Iglesias y conventos que hoy se constituyen en un importan te legado histórico.

Entre las iglesias más conocidas, muchas de las cuales poseen murales y cuadros de la colonia, se encuentra la iglesia de Sajama, cerca de la base del nevado en la población de Sajama, donde también se pueden apreciar la iglesia de la Natividad y otras capillas menores.

Se cree que la Iglesia de Sajama fue contribuida sobre un templo prehispánico (donde se rendía culto al majestuoso nevado) como expresión de la superposición de la cultura española sobre las culturas originarias que se expresaba, entre otras cosas, en la construcción de templos en sitios sagrados de los pueblos andinos.

La iglesia de Sajama ubicada en la plaza principal de la población de Sajama, es un imperturbable guardián del nevado Sajama y de los Payachatas. Se encuentra conformada por una nave central y un altar mayor decorado con pinturas de colores ocre, rojo y negro, e imágenes religiosas que fueron restituidas recientemente debido a que la imagen principal de la iglesia fue sustraída.

En el exterior se encuentra un atrio rodeado por cuatro capillas, un campanario localizado en una de las esquinas y rodeado por muros de adobe. El ingreso principal está conformado por un arco surcado por dos pequeñas torres y la figura de un ave tallada en piedra.

La iglesia edificada en planta de cruz latina que culmina en una torre, se encuentra reforzada por contrafuertes, a manera de columnas, unidos a las paredes, construidos de adobe y protegidos por una cubierta de paja. El techo de dos aguas presenta una elevación en la parte posterior a manera de cubierta del altar mayor.

 

LA IGLESIA COLONIAL DE LAGUNAS

Lagunas es una pequeña localidad del territorio de Curahuara de Carangas. Su conformación como núcleo urbano es más o menos reciente. Fue reconocida como Cantón los primeros años de la década de los noventa, luego de haber obtenido su reconocimiento legal después de casi cuarenta años.

Casualmente las gestiones para obtener el estatus de Cantón se iniciaron días después de proclamada la Revolución Nacional de 1952, que modificó radicalmente las reestructuras económicas y sociales del país (entre otras cosas, llevó a cabo la reforma agraria, y dio estatus de ciudadanía a los indígenas).

En la plaza del pueblo, se encuentra ubicada la iglesia más pequeña de las cuatro centenarias de esa región altiplánica; que, a pesar de sus reducidas dimensiones, destaca nítidamente por su arquitectura y su diseño. Es una capilla miserere, toda pintada de blanco, que tiene un retablo de estilo barroco, y una nave principal con cubierta estilo bóveda; se encuentra rodeada de un atrio, cuatro pequeñas capillas y un campanario.

La iglesia se encuentra protegida por contrafuertes que asemejan columnas unidas a la estructura de aquélla, y cuenta con un techo de dos aguas, cubierto de teja, que fue restaurado recientemente.

En el interior de la iglesia destaca la imagen de la Virgen de los Remedios, como escultura principal. Se pueden apreciar, además, los murales que representan imágenes de ángeles, santos, paisajes bíblicos, y una variedad de paisajes de la región, que fueron trabajados con una amalgama de brillantes colores de diversa tonalidad.

LA IGLESIA DE TOMARAPI

La iglesia colonial de Tomarapi se encuentra localizada en el pequeño pueblo del mismo nombre, en las faldas del gran nevado Sajama, a unos veinte kilómetros del pueblo de Sajama. La iglesia está conformada por una nave central, rodeada de un atrio en el que se encuentra un campanario separado de la edificación principal y cuatro pequeñas capillas en cada una de las esquinas.

El ingreso principal está constituido por columnas y un arco de piedra, y un conducto a la iglesia construido con piedras y cerámica de diferentes colores y tonalidades. Las paredes exteriores están reforzadas con contrafuertes construidos de adobe y piedra, a manera de soporte. Pero quizás lo más llamativo de su arquitectura es el techo de dos aguas, cubierto de paja, con una estructura de troncos de árbol de keñua, unidos con tiras elaboradas de piel de camélidos.

El interior de las paredes de la nave central, pintado de color blanco, contiene algunas piezas de murales. El altar mayor con artesonado finamente decorado con motivos geométricos típicos de la región y de la época colonial, muestra una diversidad de imágenes y motivos religiosos. La iglesia ha sido restaurada, lo que resalta sus atractivos. En el pueblo se encuentra, además, el Albergue Ecoturístico de Tomarapi construido con materiales del lugar.

LA IGLESIA DE OJSANI

 

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Las manifestaciones autóctonas, que aún conservan su identidad, tienen como referente a la cosmovisión andina expresada en sus creencias ancestrales. Con respecto al arte culinario, se puede gustar de variados platos de carne de llama como el chicharrón, el fricasé, el Chairo o el Charquekan, plato orureño elaborado con charque de llama (cecina).

Una técnica gastronómica tradicional del altiplano, que se practica en el territorio, es la Huatya, que consiste en la preparación de un platillo de carne de llama adobada y cocida en un hoyo en la tierra recubierto de piedras volcánicas calentadas pasan por la carretera asfaltada Patacamaya-Tambo Quemado, para dirigirse al Parque Nacional Sajama.

En el Municipio, llaman la atención la transición de las autoridades originarias cada primero de enero; el año nuevo andino que se lleva a cabo el 21 de junio en el cerro pukara monterani con una celebración para atraer la buena surte y alejar los malos espíritus de los visitantes y comunarios; y la wilancha que es el ofrecimiento de una llama a la pachamama (madre tierra) como símbolo de retribución y reciprocidad.

Esta celebración se realiza con bailes típicos de la zona acompañados de los jach'a sicos (conjunto musical autóctono) También destacan las fiestas folklóricas celebradas en devoción a todos los santos donde se pone de manifiesto el sincretismo cultural traducido en la celebración de las misas y las encomiendas enviadas (panes y frutas) a los seres queridos que ya marcharon al wiñay marka (pueblo eterno).

En la zona se puede apreciar, también, la corrida de toros durante las fiestas patrias de agosto junto a la presencia de bailes originarios danzas folklóricas nacionales. En la corrida de toros, que tiene un carácter lúdico, no se sacrifican ni maltratan los animales.

CALENDARIO FESTIVO

 

 

Buscar en GAMCC