DESARROLLO PRODUCTIVO

Martes, 05 Mayo 2020 03:22

La naturaleza cambia con el coronavirus, en Curahuara de Carangas filtran aguas cristalinas

Es impresionante, maravilloso!!! Como cambia la naturaleza con la presencia del coronavirus en el mundo. Las aguas que filtran o fluyen en Curahuara de Carangas cerca al majestuoso Sajama, el agua se vuelve cristalina y aparecen muchos peces que habían desaparecido de la zona.

A media hora de Curahuara de Carangas, una región altiplánica del departamento de Oruro se encuentra el rio Huayllilla, más conocido como Comarawi, En este lugar se puede observar un panorama distinto diferente a lo que era antes de la presencia de coronavirus. Te puedes ver la cara en el agua de los ríos que bajan de poderoso Sajama y en su alrededor puedes ver flora y fauna nativa. “Esto es increíble”, dijo un comunario de la zona.

El parque Nacional Sajama está lleno de belleza por los colores plasmados en las sensuales ondulaciones de los cerros y volcanes, que se proyectan en un infinito prisma, que descompone la luz en tonalidades azulescas, verduscas, amarillentas y rojizas, según la hora que uno las observa.

El Parque Nacional Sajama, cuenta con una superficie estimada de cien mil doscientas hectáreas que van desde los 6600 a 4200 metros sobre el nivel del mar, siendo sus pisos ecológicos los montanos andinos y altiplánico.

Desde 1945, año de creación del parque, este rincón patrio, había sido considerado como una de las zonas más remotas y frígidas donde se deportaba a los presos políticos en Curahuara de Carangas a pocos kilómetros de la población de Sajama.

El alcalde municipal de Curahuara de Carangas, Raúl Nelson Contreras Villca, afirma: “nuestro municipio es una tierra bendita. La naturaleza es impresionante. Tenemos aguas cristalinas y dulce, tenemos producción de ganado camélido, somos sembradores de quinua, papa y otros alimentos, hay una infinidad de lugares turísticos nunca vistos y que faltan por descubrir”.

El clima en invierno nocturno llega hasta 25 grados bajo cero; sin embargo, durante el día  la vida bulle en los inmensos bofedales (Pantanos) alimentados por los ríos cristalinos que durante la noche están casi estáticos por el hielo que se forma. Pareciera que la naturaleza se diera un descanso en su dialéctica evolutiva y que con los primeros rayos del sol, pajarillos multicolores revolotean alegremente entre los abrigados microclimas que se forman entre las hendiduras de las faldas de los volcanes Sajama, Pomarape, Parinacota, Quisiquisini que forman una preciosa herradura de glaciares y domos volcánicos dormidos.

En el trayecto a las comunidades de Sajama se observa ñandús, aves corredoras asustadas con sus polluelos de treinta centímetros. La variedad es amplia, existen muchas lagartijas, zorros, quirquinchos, vizcachas, el imponente cóndor, centenares de aves acuáticas desde mirlos de agua hasta los gansos andinos que tienen como a vecinos a muchos flamencos que están de paso en sus lagunas.

Visitando el territorio de Curahuara de Carangas, se cruza con antiguas poblaciones, iglesias en miniatura y microclimas creados por los ríos que son aprovechadas por centenares de llamas y alpacas que se alimentan de la hierba fresca. (FAUSTO COLPARI)

Visto 281 veces

Buscar en GAMCC